• id nube

¿Por qué el SAT rechaza las devoluciones del impuesto al valor agregado?

Uno de los posibles resultados al momento de calcular el impuesto al valor agregado (IVA) es la generación del saldo a favor del contribuyente, el cual podrá ser solicitado en devolución a la autoridad fiscal. Sin embargo, existen diversas causales por las cuales ésta podrá ser negada. El presente artículo se aboca a brindar a los lectores un panorama general respecto a esta problemática, con la finalidad de disminuir los riesgos de rechazo.



INTRODUCCIÓN

Acorde con la legislación vigente, existen dos tipos de impuestos: los directos y los indirectos, siendo la principal diferencia entre los mismos el objeto que gravan. Así, los directos gravan de manera directa a “la riqueza” (aumento en el patrimonio) del contribuyente, mientras que los indirectos lo hacen a través del consumo.

El IVA es el claro ejemplo de los impuestos indirectos, pues se trata de un gravamen que se va trasladando entre los contribuyentes y es pagado efectivamente por el consumidor final.


En ese sentido, la Ley del Impuesto al Valor Agregado (LIVA) prevé que se deberá pagar ese gravamen cuando se realicen en territorio nacional los siguientes actos o actividades (artículo 1 de la LIVA): (i) enajenación de bienes; (ii) prestación de servicios independientes; (iii) otorgamiento del uso o goce temporal de bienes, y (iv) importación de bienes o servicios.


Ahora bien, al momento de calcular nuestros impuestos (persona física o moral), lo primero que nos viene a la mente es que tendremos que desembolsar una cantidad de dinero al fisco (impuesto a cargo). Sin embargo, ése no es el único resultado posible, debido a que, en ocasiones, ese cálculo deriva en un saldo a favor para los contribuyentes.


¿CÓMO SE GENERA UN SALDO A FAVOR?

En primera instancia, para verificar si es posible solicitar en devolución un saldo a favor del IVA, se debe revisar que el contribuyente en cuestión sea susceptible a dar un efecto fiscal al impuesto (IVA acreditable); es decir, que no se trate del consumidor final de los bienes o servicios, pues en ese caso, éste no será susceptible a generar saldos a favor.


En términos generales, el IVA se calcula restando al impuesto trasladado (IVA cobrado) el gravamen acreditable (IVA pagado); por ende, se generará un saldo a favor (entre otros) en los siguientes supuestos:


1. IVA acreditable mayor al IVA trasladado. Se efectuaron pagos gravados a proveedores, mayores que los cobros gravados efectuados a los clientes, durante el periodo del que se trate.


¿Sabias que ahora puedes comprar o renovar tus sistemas CONTPAQi en línea y de forma inmediata con cargo a tu tarjeta de crédito o débito?
Visita la tienda en línea, 👉haz clic aqui👈

2. Aplicación de la tasa del 0% a los ingresos. Se obtienen ingresos gravados a la tasa del 0% y se efectúan erogaciones gravadas a la tasa del 16%, por lo que el impuesto acreditable resulta mayor al trasladado.


3. Retenciones mayores al impuesto trasladado. El contribuyente es sujeto a retenciones por parte de sus proveedores, mismas que, en conjunto con el IVA acreditable, resultan mayores al trasladado.


NACIMIENTO DEL DERECHO A SOLICITAR EN DEVOLUCIÓN SALDOS A FAVOR DEL IVA

Una vez que el cálculo del impuesto haya derivado en un saldo a favor, el contribuyente podrá optar por alguna de las opciones previstas en el artículo 6 de la LIVA:


1. Acreditamiento contra el impuesto a su cargo correspondiente a los meses siguientes hasta agotarlo.


2. Solicitud de devolución sobre el total del saldo a favor.


3. Compensación contra otros impuestos.1

Sobre ese orden de ideas, el artículo 22 del CFF estipula que la autoridad fiscal devolverá las cantidades que hayan sido pagadas indebidamente (por errores del contribuyente) y las que procedan conforme a las leyes fiscales (saldos a favor).


Compensación universal

El artículo 23 del Código Fiscal de la Federación (CFF) prevé que los contribuyentes podrán compensar saldos a favor con los que cuenten contra impuestos a su cargo por adeudo propio o por retenidos a terceros, siempre que deriven de impuestos federales distintos administrados por la misma autoridad, no tengan un fin específico, ni se trate de impuesto relativos a la importación.


No obstante, la Ley de Ingresos de la Federación (LIF) para 2019 (DOF 28-XII-2018) señala en su artículo 25, fracción VI, que únicamente procederá la compensación de saldos a favor contra cantidades a cargo del mismo impuesto por adeudo propio del contribuyente.


Sin embargo, la regla 2.3.19. de la Sexta Resolución de modificaciones a la Resolución Miscelánea Fiscal (RM) para 2018 (DOF 30-I-2019) prevé que los saldos a favor generados hasta el 31 de diciembre de 2018 podrán compensarse contra cantidades que se tengan a cargo por adeudo propio, siempre que se trate de impuestos administrados por la misma autoridad, no tengan un fin específico ni se trate de impuestos relativos a la importación.


Administra todo tu negocio con CONTPAQi Comercial Pro, lo adaptamos a tus necesidades
👉Conoce CONTPAQi Comercial Pro

PROCESO PARA SOLICITAR EN DEVOLUCIÓN SALDOS A FAVOR DEL IVA

El contribuyente que así lo desee podrá solicitar en devolución el saldo a favor del impuesto dentro de los cinco años siguientes a la fecha en que se haya presentado la declaración que origine el mismo, o se haya realizado el pago de lo indebido.


Para realizar la solicitud de devolución correspondiente, el contribuyente podrá optar por dos opciones: (i) hacer la solicitud de manera automática, o bien (ii) solicitar la devolución manual del saldo a favor.


Devolución automática

Al momento de presentar la declaración correspondiente que dé nacimiento al saldo a favor, se podrá optar (previo al envío de ésta) por solicitar en devolución el saldo a favor. Para ello, se deberá indicar el número de cuenta Clave Bancaria Estandarizada a 18 dígitos (Clabe) a la que se depositará la cantidad a devolver, debiendo adjuntar la carátula del estado de cuenta bancario no mayor a dos meses de antigüedad de la cuenta referida.


Devolución manual

Ahora bien, si el contribuyente al momento de presentar su declaración no opta por solicitar el saldo a favor generado, podrá hacerlo dentro de los cinco años siguientes a través del Buzón Tributario.


En ese sentido, para realizar ese trámite deberá sujetarse a lo siguiente:


1. En el apartado de “Trámites – Devoluciones y Compensaciones” deberá elegir la opción “Solicitud de Devolución”.


2. Deberá llenar el formulario que le muestra el sistema, en el que (entre otros) se le solicitará información correspondiente a la declaración de la cual se originó el saldo a favor.


3. Deberá manifestar la cuenta bancaria (misma que deberá estar a su nombre) en la cual desea sea depositado el saldo, en caso de proceder la solicitud, adjuntando para probar su dicho, la carátula del estado de cuenta (con antigüedad no mayor a dos meses) de la misma.


4. Adjuntar el formato F3241 “Devoluciones y Compensaciones”.

Para el envío del trámite se deberá contar con la Firma Electrónica Avanzada (Fiel) vigente, ahora e.firma.


PLAZO PARA OBTENER LA DEVOLUCIÓN

Por regla general, la autoridad cuenta con un plazo de 40 días hábiles para emitir la resolución correspondiente a la solicitud, teniendo 20 días hábiles para (si así lo determina) emitir un requerimiento de información; en cuyo caso el contribuyente contará con 20 días hábiles para responder éste.


En caso de que, a juicio de la autoridad, la información entregada no resulte suficiente, ésta contará con un plazo de 10 días hábiles para emitir un segundo requerimiento de información, teniendo el contribuyente un plazo similar para responder a éste.


En cada uno de los requerimientos que llegase a emitir la autoridad, el plazo de 40 días hábiles se suspende, reanudándose con la respuesta del contribuyente.


Si tras la revisión efectuada por la autoridad, esa solicitud resulta autorizada, la devolución correspondiente se efectuará dentro de los 10 días siguientes a aquél en que se notifique la resolución respectiva. En caso de realizarse fuera del plazo mencionado, la autoridad deberá pagar intereses por cada día de demora.


¿POR QUÉ PODRÍA SER RECHAZADA UNA SOLICITUD DE DEVOLUCIÓN DE SALDO A FAVOR DEL IVA?

Como parte de las razones más comunes por las cuales la autoridad fiscal rechaza de manera definitiva o desiste una solicitud de devolución de saldo a favor del IVA, se encuentran:


La documentación solicitada por la autoridad en alguno de los requerimientos de información no fue entregada de manera completa, por lo que no se puede probar la materialidad o existencia de las operaciones.

Los importes manifestados como parte de la Declaración Informativa de Operaciones con Terceros (DIOT) con sus proveedores no coinciden con el IVA declarado por los mismos.


Los proveedores a los que efectuó pagos gravados, se encuentran identificados como simuladores de operaciones.


La autoridad, al efectuar la revisión y cálculo del impuesto con la documentación soporte, determina un IVA distinto al declarado por el contribuyente.


RECOMENDACIONES

Se sugiere a los contribuyentes, previo a solicitar en devolución su saldo a favor del IVA, realizar de manera preventiva una revisión del saldo a favor determinado:


1. Integrando al 100% los ingresos obtenidos en el periodo (gravados al 16 y 0% o exentos) con su correlación a la documentación soporte, tal como: comprobantes emitidos a sus clientes –revisando previamente que se encuentren vigentes en el portal del Servicio de Administración Tributaria (SAT)–; cruce contra estados de cuenta donde se observen los depósitos recibidos.


2. Integrando al 100% las operaciones efectuadas con los proveedores que generan el saldo a favor con su correlación a la documentación soporte, tal como: comprobantes vigentes (debe revisarse que se encuentren vigentes en el portal del SAT); cruces contra estados de cuenta donde se observen las salidas de recursos con los que fueron cubiertos.


3. Integración de los recursos utilizados en el periodo para hacer frente a sus obligaciones monetarias adicionales al cobro de ingresos, tales como: financiamientos, factorajes, aumentos de capital, etcétera.


4. Describir de manera detallada a la autoridad fiscal a través de un escrito libre, como se determinó el saldo a favor del periodo.


5. Verificar que los proveedores no se encuentren en los listados del artículo 69-B del CFF.


Finalmente, existen antecedentes jurisdiccionales que establecen que el derecho a obtener la devolución de saldos a favor no puede estar condicionado al incumplimiento de obligaciones a cargo de terceros (proveedores), como, por ejemplo:


1. Cuando los proveedores cometan errores en la emisión del comprobante fiscal que ampare la operación, o bien, cuando éste se haya cancelado por alguna razón.


2. Cuando incluso efectuado el pago a los proveedores (comprobado a través de las salidas de efectivo), éstos no hayan enterado el impuesto correspondiente a la autoridad fiscal.





¿Te gustaria contar con esta información a diario? Utiliza CHECKPOINT de THOMSON REUTERS. COMUNICATE VÍA CHAT SI DESEAS ADQUIRIRLO.
👉Conoce checkpoint de Thomson Reuters, haz clic aqui


0 vistas